Perfil

Vive y trabaja en Londres y Colombia. Arias realiza performances usando una amplia gama de medios y formas de expresión. Sus obras surgen de sus experiencias personales y, a menudo, utiliza también su propio cuerpo. Arias nos permite experimentar el juego de la muerte construyendo un ataúd con piezas de Lego con los colores nacionales de Colombia: el sueño del chico de Lego se transformó en un ataúd sobre el cual no hay una cruz sino una línea blanca que simboliza la cocaína. El artista expresa su sufrimiento, su duelo y su rabia con respecto a la situación de su país en el múltiple Paz aporte: el sello nacional decora el pasaporte colombiano, como de costumbre (lo que internacionalmente identifica a su poseedor como un paria), pero el sello se transforma con el agregado de un enorme proyectil, que lo convierte en el símbolo de la guerra civil colombiana. En ¿Quién da más?, Arias tatúa su propia firma en el pubis. El artista pone literalmente su piel en el mercado y el mejor postor puede comprarlo. La Historia del Arte de Sir Ernst Gombrich está ambiguamente cerrada y atornillada: al bloquear esta biblia del arte, Arias la puso a descansar. Como un pequeño rayo de esperanza, el artista la yuxtapone a su pro­pio libro, con un diseño similar pero más delgado, La historia de Arias, elevándose irónicamente al panteón de las artes.

Fuente